lunes, 1 de diciembre de 2014

Reseña: EL MANJAR INMUNDO de Javier Quevedo Puchal.



Autopsias Literarias del Dr. Motosierra presenta:

EL MANJAR INMUNDO de Javier Quevedo Puchal.

Cazadores urbanos tras las presas más codiciadas. Una extraña torre sin puertas. Ancianas obsesionadas con la belleza perdida. Demonios familiares encerrados en el ático. El corazón de una bruja enterrado bajo un rosal. Noches de bodas negras como crespones…

Javier Quevedo Puchal, ganador del Premio Nocte, nos presenta con El manjar inmundo una fascinante antología de relatos de terror gótico inspirados en cuentos de hadas clásicos, desde los hermanos Grimm hasta Andersen o Perrault. Trece asombrosas deconstrucciones de las historias con las que todos hemos crecido. Trece perturbadoras narraciones que reflexionan sobre nuestro lado más oscuro, pero también sobre aquellas debilidades que nos vuelven más humanos. El manjar inmundo es, en definitiva, el banquete perfecto para degustar como un buen vino tinto. A sorbos espaciados. Sin prisas. Igual que aquellos cuentos de nuestra infancia que, a la luz de la lamparilla, leíamos cada noche antes de dormir.

Los cuentos populares infantiles o cuentos de hadas siempre han estado presentes desde nuestra mas tierna infancia. Han llenado nuestros sueños de imágenes llenas de caballeros, princesas en apuros, criaturas mágicas y brujas malvadas. Momentos de emoción, besos inolvidables y una insana costumbre por comer perdices cuando los protagonistas se casan o muere el malvado de turno ¡Pero si es todo huesos!.

La cuestión es que no todo el mundo sabe que estos cuentos no siempre han sido así, y que lejos de inculcarnos unos valores actualmente en tela de juicio gracias a grandes firmas como Walt Disney, se asemejaban mas a una manera para asegurarte que los niños no pegarían ojo en toda la noche. ¿Sabíais que al final de Blancanieves, durante el banquete de bodas final obligaban a la bruja a ponerse unos zapatos de hierro candente y bailar hasta la muerte?¿Conocíais la versión en la que Pinocho acaba ahorcado por venganza?¿O que en El Libro de La selva Mowgli es rechazado en la aldea y este decide vengarse arrasando y matando a todos los habitantes con la ayuda de los animales?

Así pues, preguntaos ¿Realmente es fácil adaptar un cuento de hadas a una versión terrorífica solo apta para adultos? En absoluto.

Pero Javier Quevedo Puchal lo logra, y de que manera.

No es la primera vez que vemos una colección de cuentos populares convertidos en relatos de terror. La editorial Sedice nos presentó una macabra colección de historias alternativas en (PER) VERSIONES. CUENTOS POPULARES, y Kelonia opto por zombificar los cuentos de siempre en ERASE UNA VEZ. Ahora, el premiado escritor nos ofrece en EL MANJAR INMUNDO una colección de visiones personales de estas historias. Tan personales a veces que se convierten en relatos totalmente nuevos y, creando en definitiva, una de las mejores experiencias de este año en lo que a literatura de terror se refiere.

Javier Quevedo Puchal ya nos sorprendió con CUERPOS DESCOSIDOS. Un relato tan personal como incomodo de leer. un viaje al lado oscuro de subconsciente humano. Mas tarde publicó LO QUE SUEÑAN LOS INSECTOS, un cambio total de registro para una historia cuyas imágenes y atmósferas nos recordaban al mas terrorífico Clive Barker y con una historia que haría temblar de placer a Jaume Balaguero (en sus comienzos, Frágiles, Los Sin Nombre,...)

Ahora, con EL MANJAR INMUNDO, nos ofrece su mas personal homenaje a las historias de siempre, un regalo envuelto en pesadillas y adornado con un lazo de alambre de espino donde redescubriremos a personajes de siempre en historias como nunca las habéis leído.

En este título, el autor nos ofrece una calidad narrativa excepcional, con ciertas reminiscencias de literatura gótica, pero sin caer en un estilo tan excesivamente adornado que no termina contando nada, donde el terror mas que ser mostrado en todo su detalle es insinuado, confiriendo un ambiente decadente, sucio y angustioso a niveles difícilmente creíbles en historias similares.
Poe, Lovecraft o un Edogawa Rampo en su vena mas salvaje pueden ser nombres que os vengan a la cabeza mientras leéis los relatos de EL MANJAR INMUNDO.

Cuentos de hadas como La Cenicienta, Caperucita Roja, Hansel y Gretel, Blancanieves o Rumpelstiltskin serán usados como telón de fondo donde se darán cita vampiros, demonios, fantasmas y demás fauna de criaturas sobrenaturales y no tanto, en relatos totalmente imprevisibles, pese a que en muchas ocasiones se nos estén dando pistas del camino que esta tomando la historia.

Buen ejemplo de ello son relatos como CerillasQuemadas o Caliz de sangre, cuyos desenlaces dejarán descolocado al lector mas hábil. Otros cuentos, como El Manjar Inmundo nos muestra el tiempo futuro de una historia, el qué ocurre después de que los protagonistas sean felices y coman perdices. En La Torre o Miah tienen ese regusto a cuento de fantasma japones que cuesta digerir sin mostrar alguna mueca de repulsa. Repulsa que se vuelve angustia al leer La Novia Perfecta, donde Javier Quevedo fuerza al máximo la cordura del lector. Y no nos olvidamos de uno de los géneros de terror de moda, que tendrá su lugar en Hambre.

Así hasta un total de 13 relatos donde nada es lo que parece, donde en ocasiones nadie es tan bueno o tan malo como parece ser.

¿Pegas? ninguna sinceramente. Tras soportar un infame título como es ¡ZOMBIFICALO!, leer una obra como esta y a un autor como este son la mejor de las ayudas cuando los cimientos del gusto de un servidor por la literatura se tambalean.
Bueno... Quizás mas ilustraciones a cargo de CalaveraDiablo en lugar de las únicas pero magnificas cuatro que la acompañan habría estado bien, aunque supongo que es abusar. Sin hacer ascos a la espectacular portada de Fefeto.

Un título imprescindible. Si existiera una trinidad celestial del género del terror nacional, un padre, hijo y espíritu santo del miedo escrito, no me queda duda, sus nombres son Jasso, Eximeno y Puchal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada